Una adolescente de Sudán del Sur ha sido vendida a través de Facebook. ¿DÓNDE ESTÁN LOS CONTROLES?

Todos los días pasan cosas que no deberían pasar en Facebook. Directos que pueden herir la sensibilidad de cualquiera, por excéptico que sea, noticias falsas… e incluso, la venta de una adolescente menor de edad.

Hace apenas un mes, dos hombres de Sudán del Sur participaron en una lamentable guerra de pujas por una niña de 17 años, después de haber visto en Facebook una publicación en la que se anunciaba su matrimonio. El caso es que tan solo unas semanas después, y tal como ha informado Reuters, un hombre de negocios ha comprado a la menor para que sea su esposa.

Y no es la primera vez que se usa Facebook para cometer atrocidades en países en vías de desarrollo.Sin ir más lejos, En Myanmar más de 700.000 miembros de la comunidad rohingya se vieron obligados a huri del país por la violencia étnica. La ONU ha vinculado este hecho a las publicaciones racistas que se difundieron a través de esta misma red social. En países como Libia han ocurrido cosas parecidas, debido a la gran cantidad de mensajes de odio que se han publicado en Facebook y que no han contribuido más que a la violencia.

El pasado 25 de octubre, se publicó el anuncio de la polémica, en el que se intentaba vender a una adolescente de 17 años. Facebook no hizo nada por eliminar esa publicación hasta pasados unos días, justo el 9 de noviembre. Lamentablemente, la niña ya había sido casada con el hombre adinerado que la compró.

Ahora activistas que luchan por los derechos de las niñas en países como Sudán del Sur han contado que la publicación de hizo viral en el país, de modo que cualquier persona que estuviera en Facebook tenía que haberla visto. Y por tanto, podría haber denunciado la situación.

Este tipo de publicaciones están totalmente prohibidas en Facebook. O al menos así se detalla en las condiciones del servicio de la red social. En estas se indica claramente que no se permite en Facebook cualquier modalidad de tráfico de personas, ya sean publicaciones, páginas, anuncios o grupos.

En este caso, pues, no está muy claro por qué Facebook tardó nada más y nada menos que dos semanas en eliminar la publicación. Ahora sabemos que la cuenta,a demás, ha sido inhabilitada de manera permanente.

Un portavoz de la compañía ha explicado que “están tratando de mejorar siempre los métodos que usan para identificar aquellos contenidos que están fuera de la norma”. Cuentan que en los últimos meses han duplicado la cantidad de miembros que se dedican a revisar publicaciones y que han invertido mucho en nuevas tecnologías para conseguirlo. A pesar de eso, parece que los esfuerzos no están surtiendo todo el efecto que sería deseable.

Contrariamente a lo que uno pueda pensar sin conocer el estado de las cosas en este país, el matrimonio infantil en Sudán del Sur es totalmente ilegal. Sin embargo, parece que el gobierno del país no ha sabido poner coto a esta práctica, de modo que todavía hoy se siguen realizando este tipo de intercambios ilegales.

La venta de esta menor se materializó por una cantidad muy elevada y esto preocupa a las organizaciones que luchan por los derechos de las niñas, puesto que el ejemplo de esta transacción podría alentar a otros criminales a hacer lo mismo y a usar una plataforma como es Facebook para conseguirlo.

Todo dependerá de las acciones que tomen tanto las autoridades competentes como los responsables de esta red social, que deberían ser mucho más ágiles a la hora de detectar vulneraciones tan flagrantes para los derechos humanos de las niñas como la que acaba de producirse a la vista de todo el mundo, sin que nadie haya hecho nada para impedirlo.